Taktshang

Taktshang es un monasterio en Bután. Está ubicado en un acantilado a 3120 msnm (700 metros hasta fondo del valle). El nombre significa Nido del Tigre. El monasterio es un importante lugar sagrado para el Budismo himalayo e incluye siete templos. Está situado en un acantilado del valle de Paro. El complejo se comenzó a construir en el año 1692 en las inmediaciones de la cueva donde se cree que meditó el Gurú Padmasambhava durante tres años, tres meses, tres semanas, tres días y tres horas en el siglo VIII. Padmasambhava fue quien introdujo el Budismo en Bután y es la deidad tutelar del país. Taktshang se encuentra en restauración debido a los daños de un reciente incendio. El acceso al mismo es sólo a pie o mula. Paro Taktshang es el más conocido de los treinta takshangs o “nidos de tigre” en las que meditó el santo.

Historia

Antecedentes y leyendas

De acuerdo a la leyenda de este Taktshang [que en lengua Tibetana se escribe (stag tshang), que significa literalmente “guarida de tigre”], el Gurú Padmasambhava voló hasta este lugar desde el Tíbet a lomos de una tigresa. Este lugar fue consagrado al amansamiento del demonio tigre.

Guru Padmasambhava introductor del Budismo en Bután. Fresco en el puente Paro.

Una leyenda alternativa sostiene que una esposa de un emperador, conocida como Yeshe Tsogyal, se convirtió en discípula del Gurú Padmasambahva en el Tíbet. Ella se transformó en una tigresa y llevó al Gurú desde el Tíbet hasta Bután. En una de las cuevas del lugar el Gurú estuvo meditando y emergió en ocho encarnaciones, por lo que el lugar se convirtió en sagrado.

Un microondas para la Segunda Guerra Mundial

Antes de la Segunda Guerra Mundial, Edward George Bowen era un tímido y más bien anónimo profesor de física de la Universidad de Swansea, Gales.

Pero hace 70 años, este hijo de un obrero metalúrgico cambió el curso de nuestra vida cotidiana.

El ‘prof Taffy’ Gowen logró miniaturizar la infraestructura del radar a tal punto que pasó de requerir una red nacional de postes que medían 15 metros en 1935 a algo que, para 1943, podía ser montado en las narices de los aviones durante la Batalla del Atlántico.

Eso implicó que mientras los aliados podían detectar los U-bootedesde 160km de distancia esos sumergibles y submarinos alemanes no notaban su presencia hasta que los aviones estaban prácticamente encima de ellos.

Como resultado, la Armada Real y la Fuerza Aérea Real británicas lograron vencer el dominio nazi en el Atlántico Norte, abriendo rutas para que llegaran cargamentos vitales de armas y alimentos desde Estados Unidos al Reino Unido, lo que desbarató el plan de Adolf Hitler de sacar a los británicos de la guerra privándolos de alimentos y armas.

En el aire, la sala y la cocina

Como si eso no fuera suficiente, los avances que Bowen hizo en el campo del electromagnetismo durante su carrera llevaron directa e indirectamente a una serie de otros adelantos:

Los sistemas modernos de control de tráfico aéreo.

Tubos de rayos catódicos de televisores, monitores y osciloscopios.

Hornos microondas.

Cables eléctricos aislados.

Lluvia artificial.

El radiotelescopio que recibió las primeras imágenes del alunizaje en 1969.’Taffy nació en mayo de 1911 en el seno de una familia de clase trabajadora de Swansea que no se distinguía por nada en especial, pero desde joven era obvio que era diferente’, asegura Mike Charlton, de la Universidad de Swansea.

‘Para 1920 ya había hecho su propio transmisor de radio a válvula. Un logro maravilloso para cualquier niño de 10 años de edad, entonces y ahora, pero tenga en cuenta que esto es dos años antes de que la BBC hiciera la primera transmisión de la historia’.

‘Llegó a la Universidad de Swansea a los 16 años; cuando tenía 19 ya había acabado su master en ciencia y a los 24 años recibió el título de Catedrático’, recuenta Charlton.